sábado, 28 de mayo de 2011

Procesos geológicos y acción de agentes externos

PROCESOS GEOLÓGICOS

La superficie topográfica se modifica continuamente por la acción conjunta de procesos geológicos externos (erosión, sedimentación, transporte y meteorización) y de procesos geológicos internos (movimientos de placas litosféricas, terremotos, erupciones volcánicas, etc.). Estos procesos, además del clima y la litología y estructura de los materiales terrestres, condicionan el tipo de relieve.

PROCESOS GEOLÓGICOS EXTERNOS

EROSIÓN: La erosión es la degradación y el transporte de material o sustrato del suelo, por medio de un agente dinámico, como son el agua, el viento o el hielo.[] Puede afectar a la roca o al suelo, e implica movimiento, es decir, transporte de granos y no a la disgregación de las rocas, fenómeno conocido como meteorización.















SEDIMENTACIÓN: La sedimentación es el proceso por el cual el material sólido, transportado por una corriente de agua, se deposita en el fondo de un río, embalse, canal artificial…etc. El sedimento es un material sólido, acumulado sobre la superficie terrestre (litosfera) derivado de las acciones de fenómenos y procesos que actúan en la atmósfera, en la hidrosfera y en la biosfera (vientos, variaciones de temperatura, precipitaciones meteorológicas, circulación de aguas superficiales o subterráneas, desplazamiento de masas de agua en ambiente marino o lacustre, acciones de agentes químicos, acciones de organismos vivos).




TRANSPORTE: Normalmente, los trozos de roca, producto de la erosión, no permanecen en el mismo lugar, sino que son desplazados por el propio agente en su movimiento, es decir sufren un transporte. Los agentes que realizan el transporte son: la gravedad, el agua en circulación de ríos, arroyos y torrentes (llamada agua de escorrentía), el hielo de los glaciares, el agua del mar (por medio de las olas y corrientes marinas) y el viento.












METEORIZACIÓN: La meteorización es la desintegración y descomposición de una roca en la superficie terrestre o próxima a ella como consecuencia de su exposición a los agentes atmosféricos, con la participación de agentes biológicos. La meteorización puede ser física (produce desintegración o ruptura en la roca, sin afectar a su composición química o mineralógica) química (produce una transformación química de la roca provocando la pérdida de cohesión y alteración de la roca) y biológica (algunos seres vivos contribuyen a transformar las rocas. Así, las raíces de las plantas se introducen entre las grietas actuando de cuñas. Al mismo tiempo segregan sustancias que alteran químicamente las rocas, también algunos animales, como las lombrices de tierra, las hormigas, los topos, etc., favorecen la alteración in situ de las rocas en la superficie)



















PROCESOS GEOLÓGICOS INTERNOS: Los procesos geológicos internos son los responsables de la creación de nuevos relieves. Los terremotos, las erupciones volcánicas, el levantamiento de cadenas montañosas, entre otros, son desencadenados por la energía interna de la Tierra, siendo éstos responsables de la construcción continua de nuevo relieve.

TERREMOTO: es una sacudida del terreno que se produce debido al choque de las placas tectónicas y a la liberación de energía en el curso de una reorganización brusca de materiales de la corteza terrestre al superar el estado de equilibrio mecánico. Los más importantes y frecuentes se producen cuando se libera energía potencial elástica acumulada en la deformación gradual de las rocas contiguas al plano de una falla activa, pero también pueden ocurrir por otras causas, por ejemplo en torno a procesos volcánicos o por hundimiento de cavidades cársticas.














ERUPCIONES VOLCÁNICAS: Una erupción volcánica es una emisión violenta en la superficie terrestre o de otro planeta, de materias procedentes del interior del volcán. Exceptuando los géiser, que emiten agua caliente, y los volcanes de lodo cuya materia, en gran parte orgánica, proviene de yacimientos de hidrocarburos relativamente cercanos a la superficie, las erupciones terrestres se deben a los volcanes.















ACCIÓN DE AGENTES EXTERNOS EN EL RELIEVE

  LA ATOMÓSFERA: La atmósfera puede realizar una acción directa sobre las rocas.
 EL AGUA: Es el agente geológico fundamental y presenta varias formas:
 Las escorrentías superficiales: Las aguas que circulan por la superficie terrestre son los agentes geológicos de primer orden. Dentro de estas:
Las aguas salvajes son aguas sin curso fijo, es decir, sin cauce, que provienen de las lluvias o del deshielo. Su actividad erosiva depende de la naturaleza de las rocas. Por ejemplo, las calizas, que contienen carbonato cálcico, se disuelven en las aguas salvajes, que contienen dióxido de carbono de la atmósfera, formándose surcos separados llamados lapiaces. Las arcillas son fácilmente erosionadas formando surcos llamados cárcavas. Ejemplo de lapiaz:














Los torrentes: Un torrente es una corriente natural de agua situada en una zona montañosa, con fuertes pendientes, caudal irregular y que puede tener gran capacidad de erosión. Partes de un torrente:
Cuenca de recepción, donde se recogen las aguas durante las lluvias
Canal de desagüe, donde el cauce se hace más angosto y profundo al acentuarse la erosión vertical. Forma un valle en "V" típico cuando su origen está exclusivamente en las aguas fluviales.
Cono de deyección o abanico aluvial, donde se acumulan los sedimentos (bloques, cantos rodados, grava, arena) arrastrados por las aguas del torrente durante las crecidas, que se acumulan en forma de abanico al llegar a zonas de menor pendiente, generalmente, en el fondo del valle principal. Puede intuirse el cambio brusco de pendiente en el comienzo del cono de deyección.
Los ríos: Un río es una corriente natural de agua que fluye con continuidad. Posee un caudal determinado, rara vez constante a lo largo del año, y desemboca en el mar, en un lago o en otro río, en cuyo caso se denomina afluente. La parte final de un río es su desembocadura. Un río está compuesto por varias partes básicas. Por lo general, los ríos, especialmente los más grandes, se dividen en tres partes principales, de acuerdo con su capacidad erosiva y de transporte de sedimentos:
Curso medio: Generalmente, en el curso medio de un río suelen alternarse las áreas o zonas donde el río erosiona y donde deposita parte de sus sedimentos, lo cual se debe, principalmente, a las fluctuaciones de la pendiente y a la influencia que reciben con respecto al caudal y sedimentos de sus afluentes. A lo largo del curso medio, la sección transversal del río habitualmente se irá suavizando, tomando forma de palangana seccionada en lugar de la forma de V que prevalece en el curso superior. A lo largo del curso medio, el río sigue teniendo la suficiente energía como para mantener un curso aproximadamente recto, excepto que haya obstáculos.
Curso inferior: Es la parte en donde el río fluye en áreas relativamente planas, donde suele formar meandros: establece curvas regulares, podiendo llegar a formar lagos en herradura. Al fluir el río, acarrea grandes cantidades de sedimentos, los que pueden dar origen a islas sedimentarias, llamadas deltas y también puede ocasionar la elevación del cauce por encima del nivel de la llanura, por lo que muchos ríos suelen discurrir paralelos al mismo por no poder desembocar por la mayor elevación del río principal. Un río que termina en una boca muy ancha y profunda se denomina estuario.
Aguas subterráneas: El agua de lluvia puede seguir tres caminos diferentes: una fracción, la más importante, se evapora y vuelve a la atmósfera; otra parte circula por la superficie terrestre, formando los ríos y los torrentes; pero una parte se infiltra en los terrenos permeables dando origen a las aguas subterráneas. Estas rocas permeables suelen ser porosas como areniscas, gravas o conglomerados, pero las hay no porosas y son permeables debido a la cantidad de grietas que poseen como calizas y granitos. Las arcillas y las pizarras son impermeables.La acción geológica de las aguas subterráneas es mecánica y química. La mecánica consiste en la erosión de materiales y puede provocar corrimientos y deslizamientos del terreno, sobre todo, si el acuífero está entre dos capas de arcilla. La acción química se debe a la gran capacidad de disolución del agua sobre la mayoría de las sales minerales e incluso sobre la caliza, que produce el modelado kárstico.
Modelado kárstico: El agua dulce por sí sola no es capaz de disolver la caliza o carbonato cálcico (CaCO3), pero, si esta agua lleva disuelto dióxido de carbono, se produce una reacción química que hace posible la disolución del producto resultante, el bicarbonato cálcico. Esta es la reacción:
H2O + CO2 + CaCO3 ! Ca(HCO3)2
Los terrenos calizos suelen presentar grietas y oquedades por donde penetra en agua cargada de dióxido de carbono de la atmósfera, que disuelve la caliza y forma oquedades y fisuras, convirtiendo a la zona en una especie de queso suizo y un relieve característico conocido como modelado kárstico. Estructuras características de este modelado son: las cavernas, las grutas, ríos subterráneos y las surgencias. En las cavernas y galerías se forman estalactitas y estalagmitas. Las estalactitas se forman en el techo (la gota de agua pierde dióxido de carbono y el carbonato precipita). El proceso se repite en el suelo y ese carbonato precipitado se acumula y crece la estalagmita hacia arriba.














  El hielo.- Los glaciares son masas de hielo que descienden lentamente desde las zonas elevadas, donde se originan, hasta niveles inferiores, formando un auténtico río de hielo.
Se originan sobre una depresión circular o circo, rodeada de montañas con laderas verticales y crestas aguadas (horn). Cuando el glaciar sale del circo forma la lengua, que inicia su recorrido hacia zonas más bajas, excavando valles profundos con paredes verticales y fondo plano (valles en U), hasta llegar a zonas más cálidas donde el hielo se funde.
El glaciar tiene una enorme capacidad de transporte. Todo aquello que arranca del suelo y de las paredes rocosas por donde circula,. Además de los que cae de las laderas, constituye el conjunto de materiales transportados que se denominan morrenas.













El mar.- El modelado de una costa es independiente del clima y resulta de la acción geológica del mar sobre las características litológicas y la disposición de los estratos en la costa.
En las costas destacan dos procesos geológicos: la erosión y la sedimentación.
Las formas erosivas predominantes en una costa son los acantilados y las plataformas de abrasión. Los acantilados sufren una intensa acción erosiva debido a la energía de choque de la ola cargada de fragmentos de materiales contra las rocas.
Las formas sedimentarias más típicas de una costa son las playas, que suelen formarse en zonas protegidas, como entrantes y ensenadas. Otras formas sedimentarias son las barras litorales (acumulaciones de arena próximas a la costa que suelen emerger por encima del mar), a veces estas barras pueden unir el continente a una isla formando tómbolos, o cerrar el paso de una ensenada, con lo que se forman lagos de agua salada denominados albuferas. En las costas donde el oleaje no es muy enérgico y el río deposita gran cantidad de materiales, acumulación de estos da lugar a la formación de deltas. Por el contrario, si el oleaje retira los sedimentos y se ensancha la desembocadura del río se forma un estuario.














 EL VIENTO:El viento es un agente mecánico activo, pues también realiza una acción de erosión, de transporte y de sedimentación. La acción del viento recibe el nombre de acción eólica.
El viento actúa como agente principal en regiones áridas con escasa o nula vegetación.
Tras la erosión y el transporte de las partículas, el viento realiza el depósito de las partículas según el tamaño de las mismas, siendo las más grandes las primeras en depositarse. El resultado más característico de la acción del viento es el desierto cuyas partes son las siguientes:
El reg es una zona central montañosa, árida de vegetación muy escasa, donde se genera el viento que sopla radialmente.
La hamada es la zona formada por bloques de diverso tamaño desprendidos del reg.
El erg o campo de dunas es otro círculo concéntrico y muy extenso formado por arenas seleccionadas, cada vez más finas.
El loess forma la periferia del desierto y está constituido por arenas muy finas.
La acción del viento como agente principal, no se limita exclusivamente a zonas desérticas. También es muy importante en la formación de dunas en playas y zonas costeras.
LOS SERES VIVOS
Los seres vivos realizan funciones de agentes geológicos externos, a veces de gran importancia. Unos producen efectos destructores sobre las rocas y otros constructores de estructuras.
Los efectos constructivos de los seres vivos son muy variados.
Restos de seres vivos, como caparazones o esqueletos, pueden caer al fondo marino en tan gran cantidad, que llegan a formar auténticos sedimentos de hasta centenares de metros de espesor. Esto ocurre con animales de todos los tamaños, desde foraminíferos que son unicelulares de caparazón silícico, a moluscos, crustáceos o incluso vertebrados.
Son especialmente importantes las formaciones originadas por esqueletos calizos de los corales. La acumulación de estos animales forma auténticas estructuras calizas que junto a otros seres vivos forman los arrecifes.
Es importante no olvidar al hombre como agente geológico externo, ya que destruye y construye la superficie terrestre con gran facilidad, debido a los avances tecnológicos.
MODELADO CLIMÁTICO
El modelado de diferentes zonas climáticas da como resultado la variedad de paisajes existentes. Cada área climática tiene unas características derivadas de la temperatura, la humedad, la altitud, las precipitaciones, que originan un tipo de erosión, de alteración, de transporte o sedimentación particular.
Los relieves de la Tierra han sido modelados por distintos agentes en función del clima.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada